25 mayo, 2024
ArgentinaSociedad

Pidió ibuprofeno para su hijo de 7 años y le dieron viagra

El episodio es insólito, y también peligroso. Un hombre fue a una farmacia a comprar ibuprofeno para su hijo de 7 años porque se sentía mal y tenía un poco de fiebre y le vendieron viagra. Al llegar a su casa, sin darse cuenta del erro, el padre le dio una pastilla y el nene terminó internado.

“Se puso rojo y empezó a vomitar”, dijo Eduardo Padilla, padre del menor, que quedó en observación en un centro de salud de Ramos Mejía y ya recibió el alta. “Ahora estamos esperando que avance la investigación”, agregó en diálogo con “Nosotros a la mañana”.

El hombre, un venezolano de 33 años que desde hace cinco reside en la Argentina, relató que el lunes fue a la farmacia porque su hijo se sentía mal y pidió ibuprofeno en comprimidos masticables. La empleada, según comentó después en un video que filmó Padilla, entendió que estaba usando un término en clave para pedirle viagra masticable. Cuando el nene tomó dos de esas pastillas para la disfunción eréctil, sufrió vómitos, taquicardia y presión alta.

Cuando se recuperó, el padre fue hasta la farmacia a quejarse y filmó ese momento. “No me dijiste que querías un remedio para niños”, le dijeron. “Pudiste haber matado a mi hijo y ni te enteras. ¿Entiendes la gravedad del asunto?”, reprochó Padilla a la empleada que lo atendió. La joven insistió en remarcarle al cliente que él no le había aclarado que quería un remedio pediátrico.

La farmacia se negó a responder por qué le vendió un medicamento para la disfunción eréctil sin receta, pero aclararon que el hombre nunca mencionó que quería ibuprofeno, y pidió «una pastilla masticable». Padilla, que es ingeniero informático, hizo una denuncia contra el comercio en la Comisaría 2° de Ramos Mejía. 

En la denuncia consta que Padilla pidió un “ibuprofeno masticable para niños” y la empleada respondió: “Son estas, son iguales. Tienen sabor a menta o a frutilla”. El cliente confió en la información de su empleada y compró dos blisters de tres pastillas por las que pagó 600 pesos.

“Fue a su domicilio y le dio a su hijo una de estas pastillas. Y luego, a las 22.30, le dio otra. Su hijo le dijo que tenía dolor de cabeza y empezó a vomitar”, se lee en la presentación.

El padre y su esposa buscaron por Internet información sobre la pastilla que le habían dado: Viripotens-M-50 Sildenafil, sabor frutilla: un medicamento para la disfunción eréctil. Enseguida lo llevaron de urgencia a la clínica Trinidad, donde el nene quedó en observación hasta el martes por la tarde.

Queremos saber tu opinión sobre esto!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.