fbpx

“Estamos decididos a matarla”, los chats del líder de la banda de los copitos

El ataque contra Cristina Kirchner se realizó con una pistola Bersa calibre 32, sin incautación durante la investigación a Gabriel Nicolás Carrizo, la neutralidad reveló que hay otra armamento sospechosa, una calibre 22 que adquirió el verde. Una conversación revela que conocía los detalles del plan criminal y su preocupación de que usaran el armamento que le entregó a Uliarte. “Estamos decididos a matarla”escribió en relato a Cristina Kirchner.

Gabriel Nicolás Carrizo, conocido como el presidente de la lado que vende algodón de azúcar, declaró este viernes delante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, durante tres horas.

Su defensa sostenida fue el desconocimiento de lo que la neutralidad calificó de plan criminal para asesinar a Cristina Kirchner. Fue la proposición más reiterada a través de diversas explicaciones.

La denuncia formal en su contra sostiene que estuvo de acuerdo y cooperó, cercano a Fernando Montiel Sabag, Brenda Uliarte y Agustina Mariel Díaz, en la “planificación del intento premeditado de asesinar a Cristina Kirchner”.

La situación de Carrizo agregó un cantidad al expediente. Según la denuncia “participó activamente en la planificación del evento, habiendo contribuido a su realización una Arma de fuego tipo pistola corta calibre 22“.

Durante la investigación se determinó que, finalmente, no fue el armamento utilizada “para ejecutar el crimen planeado” sino su décimo a partir de la adquisición de la misma, lo complicó delante la Justicia como sus declaraciones sobre cuándo se debía realizar el atentado.

Su papel en la planificación del ataque fue revelado a través de una conversación de WhatsApp que muestra su nivel de conocimiento de los hechos. Esto fortalece la juicio de los investigadores sobre la décimo de más personas en la premeditación de la tentativa de homicidio.

La conversación

La conversación con una persona identificada como “Andrea” se produjo tras el atentado perpetrado el jueves 1 de septiembre y se refiere a Sabag Montiel y al armamento utilizada, que a pesar de favor disparado nunca fue disparada.

Para entonces, Carrizo creía que la pistola calibre 22 que le había entregado a Brenda Uliarte había sido utilizada, y refleja su preocupación en la conversación.

─Nicolás Gabriel Carrizo: Andrea, el armamento es mía.

─Andrea: No está a tu nombre, Gaby.

─Carrizo: No, pero aparecen mis huellas dactilares.

─Andrea: Gaby no quedan rastros. No comas la inicio. Tiene la huella dactiloscópico del otro tipo.

─Carrizo: Esto estaba planeado para una semana.

─Hizo todo mal. Él es un imbécil.

─Carrizo: Estamos decididos a matar a esa puta.

─Andrea: Piensa. Tu hermano Gaby.

─Carrizo: Cristina tiene miedo, salió mal pero tiene miedo.

─Andrea: Piensa en facu.

─Carrizo: Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe doméstico, Andrea… Estuvo muy cerca. Echo de menos el armamento. No lo entiendo, estaba admisiblemente.

─Carrizo: Mira, no sé si es una buena nota, pero el armamento con la que trato de ponerlo no es la mía, le di un 22 corto…. Acabo de conversar con la novia y tiene eso, así que mañana lo vamos a esconder y vamos a Crónica a conversar.

Queremos saber tu opinión sobre esto!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.