fbpx

Bolsonaro «amenazó» con dejar la política si no logra la reelección

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que en caso de no ser reelecto el próximo 2 de octubre se retirará de la política, durante su participación en un podcast con comunicadores evangelistas ante los cuales dijo estar arrepentido de haberse burlado de las víctimas de la Covid-19.

En un intento por recuperarse en las encuestas, que dan vencedor en primera vuelta al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del opositor Partido de los Trabajadores (PT), Bolsonaro dijo que, en caso de ser vencido, aceptará las reglas del juego y entregará el poder.

«Si esa es la voluntad de Dios seguiré, pero si no es, pasaré la banda presidencial y me retiraré porque con mi edad no tengo más nada para hacer en la Tierra si termina mi paso por la política el 31 de diciembre. Tenemos los mismos valores, patria, familia, propiedad y libertad», dijo al canal evangelista de streaming Collab.

El presidente, del Partido Liberal, de 67 años, dijo que no se siente «un salvador de la patria» tras dos horas de entrevistas anoche, luego de que la TV Globo divulgara que Lula tiene chances de vencer en primera vuelta.

Bolsonaro descartó ante los evangelistas -un público en el cual tiene preferencia- los discursos de amenazas de no aceptar el resultado electoral que viene repitiendo desde 2021, poniendo en duda el funcionamiento de las urnas electrónicas que se utilizan en Brasil desde 1998.

El mandatario también mostró arrepentimiento de algunas de sus declaraciones más polémicas durante la pandemia, como cuando dijo que no era «sepulturero» para ocuparse del tema o de la negociación para adquirir vacunas, siendo que Brasil es el segundo país en muertes después de Estados Unidos por Covid-19.

«Me sobrepasé. Perdí la línea, en eso me arrepiento. La cuestión del sepulturero la quitaría», dijo Bolsonaro, quien también recordó que dijo que si alguien recibía la vacuna contra la Covid-19 se convertiría en un yacaré.

«Eso fue una figura de lenguaje», subrayó y también fue llevado a arrepentirse por haber dicho que después de tener cuatro varones la llegada de su hija Laura, la primera mujer, «fue producto de un momento de debilidad» de su «hombría».

«Ahí metí la pata, es común que entre los hombres hablemos que cuando va a nacer un niño digamos si será consumidor o proveedor, una broma entre hombres, pero no hablo más esas cosas, mi comportamiento cambió, el sillón presidencial es un aprendizaje», afirmó Bolsonaro.

El mandatario ultraderechista, sin embargo, defendió las acciones de su gobierno de impulsar la automedicación de la población con remedios sin efectividad como una forma de supuesta prevención, lo que le valió la acusación de la comisión investigadora del Senado.

Queremos saber tu opinión sobre esto!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.