fbpx

Putin prohibió definitivamente el matrimonio homosexual y estableció “la fe en Dios” como valor central

El 5 de abril, hace exactamente una semana, se conocía la noticia de que Vladimir Putin, actual presidente de Rusia, promulgó una ley que le posibilitaría estar en el cargo hasta el año 2036. Además de esta modificación, se presentaron una serie de cambios constitucionales que fueron aprobados en un referéndum en julio de 2020 por parte de la Duma (Cámara Baja) y el Consejo de la Federación o Senado.

Uno de ellos es la prohibición de Rusia de forma oficial de contraer matrimonio entre personas del mismo sexo. De este modo, solo serán consideradas legales las bodas que sean entre un hombre y una mujer.

Además, la adopción por parte de personas transexuales queda completamente vetada, tal y como publica AP. Este cambio viene auspiciado tras el apoyo de un 77% de los votantes en el referéndum, que se celebró el pasado año en el país a una serie de privaciones que afectan al colectivo LGTBI.

Pyotr Tolstoi, uno de los políticos a favor de estos cambios constitucionales, dijo después de votar a favor, que Rusia “no repetirá los errores que existen en Occidente. Estos errores, en mi opinión, son fundamentales cuando ciertas personas, como la comunidad LGTB o determinados grupos raciales, reciben derechos especiales adicionales”.

Para el político, las personas atraídas por los de su mismo género tendrían más derechos que el resto si se les permitiera casarse, adoptar o realizar cualquiera de las prohibiciones recogidas en el nuevo texto.

A pesar de que la homosexualidad es legal en Rusia desde 1993, son muchos los que condenan la discriminación que sufren las personas homosexuales a la hora de disfrutar de las libertades que sí gozan los heterosexuales, como puede ser el matrimonio. Tampoco tienen la oportunidad de manifestarse en los desfiles del orgullo gay, puesto que Rusia los ha prohibido durante los próximos diez años.

Si el gobierno no facilita una vida ‘normal’ a los homosexuales, GRAN parte de la población parece que tampoco. En 2019, la pareja formada por Andrei Vaganov y Yevgeny Yerofeyev se vio obligada a huir de Rusia después de que un médico denunciara a la policía que criaban a dos niños adoptados. De este modo, los homosexuales no solo no pueden casarse, sino que tampoco tienen la posibilidad de adoptar en el país gobernado por Vladimir Putin.

Queremos saber tu opinión sobre esto!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.